Una celebración tradicional mexicana, que nos recuerda la conexión entre la vida y la muerte. Así mismo, nos proporciona un espacio para recordar aquellos seres queridos que ya no están más con nosotros.