Una celebración tradicional mexicana, que destaca la conexión entre el más allá y el presente y proporciona un espacio para recordar a nuestros seres queridos que han fallecido.