En la víspera de San Martín, el 11 de noviembre, es tradicional llevar linternas en nuestra caminata, cantar y contar la historia de las obras de bondad y compasión de San Martín. Una pequeña linterna, como nuestra luz interior, brilla con valentía en la oscuridad.